¿Puede la comida quemada aumentar el riesgo de cáncer?

0
707
¿Puede la comida quemada aumentar el riesgo de cáncer?

La comida quemada genera sustancias químicas que se relacionan con el padecimiento del cáncer, por eso se recomienda tomar ciertas previsiones a la hora de preparar alimentos fritos o a la parrilla

Un estilo de vida saludable incluye hacer ejercicios, evitar el estrés y una buena alimentación. Cuando nos referimos a una buena alimentación es importante tener en cuenta que no solo es consumir alimentos con alto nivel nutricional, sino también la manera cómo los preparamos y la comida quemada tiene ciertos efectos en la salud.

La comida quemada genera sustancias químicas que se relacionan con el padecimiento del cáncer, por eso se recomienda tomar ciertas previsiones a la hora de preparar alimentos fritos o a la parrilla.

Hay evidencia científica del efecto que causa la comida quemada en nuestra salud, y se relaciona con el cáncer, ya que al quemarse puede contribuir a que se formen sustancias potencialmente peligrosas, como son los compuestos N-nitroso y las AHC, aminas heterocíclicas, según un estudio científico del Instituto Nacional del Cáncer.

En entregas anteriores hemos abordado la importancia de cómo preparamos nuestros alimentos, evitar las comidas fritas y en esta oportunidad revisaremos los riesgos de la comida quemada.

La presencia de las aminas heterocíclicas en la comida quemada

Las aminas heterocíclicas (HCA) y los hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH) son sustancias químicas que se forman cuando se cocina utilizando métodos de alta temperatura, explica una investigación de Onco Salud, especializada en servicios de salud en cáncer.

¿Cuándo se producen estas aminas heterocíclicas? Cuando cocinamos carne de res, cerdo, pescado e incluso en aves de corral a la parrilla directamente sobre una llama abierta o incluso al freír en una sartén.

“Las aminas heterocíclicas se forman cuando los aminoácidos, azúcares y la creatina reaccionan a altas temperaturas”, indica el estudio.

En el caso de “los hidrocarburos aromáticos policíclicos se forman cuando la grasa y los jugos de la carne asada caen directamente sobre una superficie caliente o al fuego, provocando llamas y humo. El humo contiene PAHs que luego se adhieren a la superficie de la carne. Además, los hidrocarburos aromáticos policíclicos se forman en otros procesos de preparación de alimentos, como el ahumado de carne”.

Cabe destacar que las aminas heterocíclicas HCA “no se encuentran en cantidades significativas en alimentos distintos de la carne cocida a altas temperaturas”.

Mientras que los hidrocarburos aromáticos policíclicos PAHs “se pueden encontrar en otros alimentos ahumados, así como en el humo de los cigarrillos y los gases de escape de carros”.

La comida quemada y sus efectos dañinos para la salud

Las investigaciones en torno a los efectos negativos en la salud de la comida quemada, apunta que hay sustancias que pueden contribuir al riesgo del cáncer. Esto se debe a que a “los HCA y los PAH son mutagénicos, es decir, producen cambios en el ADN que pueden incrementar el riesgo de cáncer”.

Investigaciones realizadas con animales han demostrado que la exposición a HCA y PAH puede causar cáncer, específicamente un experimento con roedores alimentados con una dieta complementada con HCA.

Tras el consumo de aminas heterocíclicas (HCA) desarrollaron tumores de mama, colon, hígado, piel, pulmón, próstata y otros órganos (3, 4). Entras que, los roedores alimentados con hidrocarburos aromáticos policíclicos HAP también desarrollaron cánceres, como leucemia y tumores del tracto gastrointestinal y los pulmones.

Los experimentos científicos suelen usar dosis más altas, que lo que consume una persona a diario.

Cómo podemos evitar consumir comida quemada

Una de las formas más seguras de evitar consumir comida quemada es prestando atención a la forma de cocción de los alimentos, esto puede disminuir la formación de las aminas heterocíclicas (HCA) y los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) en tus preparaciones.

Evitar tiempos de cocción prolongados de la carne sobre una superficie de metal caliente o expuesta directamente a una llama.

  • Elegir carne de res magra o cerdo o pollo sin piel, toda vez que la grasa estimula la formación de aminas heterocíclicas e hidrocarburos aromáticos policíclicos.
  • Dar vuelta a la carne periódicamente cuando este expuesta a una llama o alto calor, esto favorecerá a la disminución de la formación de HCA .
  • Asar verduras como tomates, cebollas, pimientos, calabacines, piñas, mangos e incluso manzanas, ya que las HCAs y PAHs no se forman en frutas y verduras.
  • Usar aceite de oliva porque es uno de los agentes anti-HCA más fuertes.
  • Usar hierbas como la albahaca, menta, romero, tomillo, orégano y salvia, ya que reducen drásticamente la formación de HCA.
  • No reutilizar el aceita. Al cocinar el aceite ser limpio, es dañino usar el mismo varias veces.
Otras consideraciones de la comida quemada

El mismo artículo de Onco Salud advierte que así como la comida chatarra y la ultra procesada, es considera saludable comer alimentos muy cocidos o quemados, por ejemplo las tostadas, tampoco lo es.

“Porque esto hace que se formen diversos compuestos que pueden ser nocivos para nuestro organismo. Sigue todos estos consejos para poder alimentarte de manera más saludable y reducir el riesgo de cáncer”.

La manera cómo preparamos nuestros alimentos puede influir en disminuir los riesgos de formación de estas sustancias poco saludables. La investigación advierte que no se trata de generar alarmas s sobre el consumo de alimentos quemados, sino de promover hábitos saludables de la preparación de los alimentos y de evitar la formación de HCAS y PAHs.

DEJA UNA RESPUESTA